¡CAMBIEMOS LA MIRADA!

La nueva constitución debe reflejar el cambio de mirada cultural que las ciudadanas y ciudadanos manifestamos en las urnas y en la calle.

En esta nueva mirada, las personas deben ser reconocidas y respetadas en su diversidad desde la infancia hasta la vejez, que puedan contar con las bases para una vida digna y feliz. 

Para esto debe existir una relación armónica y segura con su entorno territorial, social, ambiental, cultural, familiar, comunitario y organizacional.

Hoy el Estado no ha logrado establecer una base equilibrada para el desarrollo de las personas y de nuestros entornos, vemos una gran vulneración de los derechos esenciales y la precarización de nuestras vidas, además de un deterioro y desvinculación del ambiente en el que vivimos.

Es por esto que se debe cambiar la mirada cultural y comprender que el Estado debe garantizar los derechos sociales y medioambientales asumiendo un rol de cuidado de las personas y de sus entornos, instalando principios de equidad, de dignidad y de sustentabilidad. 

El sistema instalado en dictadura ha llegado a su fin, porque ha perpetuado durante 40 años sus malas prácticas de abuso y concentración del poder, corrupción y discriminación,con una militarización desbocada ante la necesidad de dialogar los conflictos, instalando el miedo como mecanismo de control y al mercado como sistema que determina todos los ámbitos de la sociedad y de su entorno.

Hoy somos la prueba de que este sistema fracasó, porque no nos supo cuidar, dejó una sociedad desamparada y abusada. Es escandaloso ver como el SENAME institucionalizó el abuso a NNA, como las AFP han utilizado las pensiones en el mercado financiero, enriqueciéndose a costa de la miseria de los adultos mayores, sin asegurar ni siquiera el piso del sueldo mínimo. Nuestra realidad medioambiental también lo demuestra con las zonas de sacrificio que llevan generaciones de víctimas, sin derecho garantizado al agua, y extracción desenfrenada de los elementos naturales y contaminación ambiental. Ahora, con más claridad que nunca, sabemos lo que no queremos volver a vivir, y tenemos la oportunidad de cambiar la mirada para dejar una legado positivo y generoso a las nuevas generaciones, y no una tierra depredada y una sociedad desconectada y frágil.

Hoy la ciudadanía es más importante que nunca, las personas deben asumir un rol activo como ciudadan@s participantes, vigilantes y vinculantes en la administración del poder, con mayor pertinencia  y autonomía territorial, para lograr una democracia sana.

Debemos proponer un nuevo paradigma que permita desarrollar nuevas formas de relación social menos fragmentada e individualista y  rescatar el valor de la comunidad, de la diversidad y de la equidad.

Los derechos culturales y los derechos humanos están íntimamente relacionados, ya que son elementos esenciales para alcanzar la dignidad humana, por lo cual, se requiere comprender su naturaleza, promoverlos, protegerlos,  respetarlos  y  al  mismo  tiempo  visibilizarlos;  merecen el mismo respeto que todos los derechos humanos definidos en la Declaración Universal, esenciales para la formación de la identidad cultural y la dignidad individual. 

Debemos Instalar una mirada intercultural, generando valor a través de nuestra propia identidad mediante un desarrollo cultural diverso e inclusivo.

Establecer un país plurinacional, porque respetar y entender los orígenes de nuestra cultura fortalece nuestra identidad nacional, debemos integrar a los Pueblos Originarios con derechos, representación y autodeterminación. 

Cambiemos la mirada! integremos el enfoque de género como una respuesta transformadora ante la crisis del sistema, instalando una reorganización social de los cuidados, igual participación en espacios de poder y la erradicación de la violencia contra las mujeres, diversidad sexual y disidencias. 

Un modelo basado en prevención y educación, con garantías de derechos sexuales y reproductivos, así poder contrarrestar activamente los mecanismos discriminadores que atentan contra el reconocimiento de las mujeres y demás sectores discriminados como iguales y dignas de la misma valoración y trato social. 

El Estado debe cumplir con el mandato de garantizar el bienestar, dignidad y derechos de las personas y medioambiente, e invertir en el factor del cuidado en cada ámbito de desarrollo,  y de generar normas de convivencia que visibilicen y valoren las relaciones de interdependencia social que hacen posible la vida, el bienestar, la solidaridad y la justicia.

Debemos entender lo relevante que es la labor de cuidado, que comienza con la toma de conciencia del autocuidado, del cuidado del otro, del cuidado del medioambiente, con una mirada preventiva en la educación y la salud, integrando la responsabilidad compartida en el cuidado familiar y comunitario y valorando el trabajo doméstico de cuidado con las debidas protecciones sociales y garantías económicas que le corresponden. 

¡Aseguremos el futuro de las nuevas generaciones!

Es urgente instalar una mirada ecológica para la protección y regeneración del medioambiente, con el agua como un derecho humano garantizado, asegurando los derechos ambientales de seres vivos, animales y ecosistemas. 

Para esto es necesario comprender que el sistema económico debe ajustarse a un nuevo modelo descentralizado y sustentable, generando valor en la asociatividad y fomento del uso del territorio desde una mirada sostenible, que valore la identidad local y regional integrando desde la infancia el cuidado, conocimiento y valoración de la bio diversidad.

Flor Ilic García: Directora del Centro Cultural Agustín Ross de Pichilemu entre 2017 y 2021, Presidenta de la Red de Espacios Culturales de O’Higgins entre 2018 y 2020. Licenciada en Artes Visuales de la Universidad Católica, con Posgrado en Gestión y Administración Cultural de la Universidad de Chile y Master en Estética y Teoría del Arte Contemporáneo en la Universidad Autónoma de Barcelona. A través del trabajo asociativo y en red ha realizado un vasto y reconocido trabajo territorial en la región ligado al desarrollo cultural, llegando a levantar importantes fondos de financiamiento para los espacios culturales, gestores y artistas de la región. 

Encuentra a Flor Ilic García en